miércoles, 19 de marzo de 2014

Escepticismo sin pánico ni soberbia

Repasando viejos artículos de finales del 2008 he podido comprobar como el miedo dominó los mercados en aquella época: las exageraciones en los movimientos de los activos, desde el crudo a la bolsa, así lo demostraron. Pero ese pánico para el que lo sufrió en un primer momento no fue negativo, el primero que vendió en bolsa y que no se fió de las mentiras –de las que por cierto nadie se ha responsabilizado- sobre la salud de Bear Stearns o de Lehman Brothers preservó su capital e incluso pudo ganar mucho dinero. También se cometieron errores de bulto como comprar letras del Tesoro americano a 3 meses al 0% o bonos a 30 años al 2.55% o a nivel de calle sacar el dinero del banco para guardarlo bajo el colchón. Pero los que hicieron esto perdieron sólo coste de oportunidad. No justifico actuar con pánico en los mercados pero si con agilidad, algo que en la economía real no es tan fácil. Quizás por eso los que disponen de liquidez –básicamente los bancos comerciales gracias a los bancos centrales y los fondos de inversión- invierten tanto en futuros, deuda pública, divisas, bolsas…instrumentos que les permiten disponer del efectivo con rapidez.
Años después podemos evaluar los errores que entonces se cometieron, las exageraciones y sinsentidos de los mercados…pero eso no nos debe llevar a la soberbia de creer que ahora no puedan materializarse algunos de los riesgos que entonces se neutralizaron. Es decir, puede que no fuera erróneo el pánico de entonces valorando factores económicos, si acaso fue equivocado el no evaluar el impacto positivo que iban a provocar las inyecciones continuas de dinero público y la política expansiva de los bancos centrales. Y es evidente que no podemos fiarnos de nadie:
  • En marzo de 2008, Alan Schwartz, consejero delegado de Bear Stearns apareció en la cadena CNBC para calmar los temores de que su empresa se enfrentaba a una crisis de liquidez. “Algunas personas podrían especular que Bear Stearns podría tener algunos problemas, ya que es un jugador importante en el negocio hipotecario. Ninguna de esas especulaciones son ciertas”.
  • El 28 de enero de 2010, el Primer Ministro griego George Papandreou defendió que Grecia estaba siendo víctima de rumores en los mercados financieros y niega la necesidad de ayuda de sus socios europeos para financiar el déficit presupuestario del país.
¿Debemos desconfiar de los que dicen que lo peor ya ha pasado? Por supuesto, hay que ser escéptico pero si esa es la tendencia actual, en los mercados no hay que posicionarse contra ella. En el mercado –al menos en los últimos años- suele ganar dinero el que actúa con rapidez y no el que lleva razón. Da igual si finalmente ocurre o no lo que se descuenta, lo importante es apostar a ello si hay una mayoría que lo hace, igual que acertó el que apostó por una salida de la crisis hace unos meses aunque ésta sea tan incierta. Eso sí, no podemos evitar plantearnos la cuestión de si lo que algunos están descontando tiene algún sentido o no. Pero que quede en el ámbito de la reflexión.

No hay comentarios:

Publicar un comentario