lunes, 9 de diciembre de 2013

2 comentarios ajenos -algo resumidos- que me gustaría compartir con vosotros

Uno sobre el origen de la crisis y otro sobre la dificultad de salir de ella:
  1. J. R. Rallo: Imagine que sus ahorros consisten en 50.000 euros en acciones. En un momento dado, el precio de sus acciones se multiplica por 100, de modo que sus ahorros pasan a ser de cinco millones de euros. Emocionado por su súbito acceso a la condición de nuevo rico, decide darse una vuelta al mundo y gastar 50.000 euros que solicita como crédito. Total, ¿qué importancia pueden tener 50.000 euros en un patrimonio superior a los cinco millones? ¿Qué más dará si puedo saldarla vendiendo unas pocas acciones? Pero ahora imagine que sus acciones vuelven a caer al precio que las compró y vuelven a valer 50.000 euros. ¿Qué le ha sucedido? Pues que se ha arruinado: unas ganancias potenciales en bolsa le han animado a incurrir en gastos en los que nunca habría incurrido en circunstancias normales.Lo mismo les sucedió a los bancos: cegados por unos beneficios ficticios que sólo procedían de una laxitud crediticia que tenía que revertirse, ampliaron negocio y repartieron dividendos entre sus accionistas. En lugar de incrementar sus provisiones de manera masiva durante 2004, 2005 y 2006, se dedicaron a darse unas vacaciones alrededor del mundo. Y ahora, cuando la situación se revierte, se dan cuenta de que están quebrados.
  2. José Luís Martínez Campuzano: Muchas veces he utilizado el ejemplo de un edificio en llamas que debe ser apagado, para referirme a la actual Crisis. Tras apagarlo (está por ver) utilizando abundante agua, restan dos nuevas decisiones:
    1. Drenar el agua sobrante; 2. Reconstruir el edificio.
    ¿Se puede hacer todo de forma simultánea? Es evidente que no. Pero, también parece claro que sí se puede iniciar la discusión sobre el diseño del nuevo edificio al mismo tiempo que se establecen los procedimientos para absorber en el futuro el exceso de agua. Todo ello, naturalmente, mientras se mantiene la vigilancia para confirmar que realmente el incendio está apagado. Todo ello puede llevar más que meses hasta años.

No hay comentarios:

Publicar un comentario