miércoles, 15 de enero de 2014

11 expertos opinan sobre 2014

Originalmente publicada en 2 partes aquí http://www.euribor.com.es/2013/12/16/multientrevista-sobre-2014/ y aquí http://www.euribor.com.es/2013/12/23/multientrevista-sobre-2014-y-2/ del texto original he excluido la pregunta y las respuestas sobre la retirada de los estímulos de la FED ya que empezaron a finales de 2013. 

Os presento a los "interrogados" y después doy paso a mis preguntas y sus respuestas:

J.L. Cárpatos Aunque desde hace poco lo podemos seguir en www.estrategiasdeinversion.com lleva más de dos décadas en las que, desde diferentes medios, ha informado y formado sobre los mercados financieros convirtiéndose en la referencia para muchos traders. También imparte cursos (www.intefi.com) presenciales y on line.
Moisés Romero  es un veterano periodista económico que hace tiempo que tiene una web de referencia para los que siguen los mercados financieros: lacartadelabolsa.com
Miguel Larrañaga  es periodista (escribe las crónicas de bolsa en www.diarioabierto.es), trader, investigador y creador de sistemas de trading. Con un libro publicado (www.markettiming.info) sobre sistemas de inversión basados en indicadores de amplitud (muy conocidos en Estados Unidos pero muy poco en España),  es muy activo en la red compartiendo su punto de vista.
Inés Calderón periodista económica actualmente en Invertia, su fama ha crecido últimamente por ser la editora de la web www.sueldospublicos.com en la que intenta denunciar el despilfarro del dinero público lo que la ha llevado a ser invitada para explicar casos concretos tanto en La Sexta como en 13TV, algo nada habitual.
David de Bedoya es uno de los jóvenes valores españoles que mucho me temo acabará trabajando para alguna empresa extranjera en el extranjero. A punto de acabar sus estudios de derecho y empresariales, es un columnista habitual en muchas webs tanto de opinión como de formación y es cofundador de una: blogs.grupojoly.com/despensa-economica/. Adicionalmente, se dedica al mundo de las finanzas corporativas, donde ha trabajado asesorando en procesos de fusiones y adquisiciones en la industria farmacológica.
Ignacio S. de Erice  se define como “jornalero y formador de jornaleros bursátiles” y aunque tiene su propia web (bolsakrak.com) este veterano de los foros de internet y de los consultorios de bolsa radiofónicos, ha colaborado en muchas webs de mercados financieros, publicando su visión del mercado semanalmente en la actualidad en www.republica.com/ignacio_sebastian_de_erice
Sebastián Puig Analista, escritor y conferenciante vocacional, es por la distancia el que posiblemente más perspectiva tenga ya que por motivos laborales vive en Washington desde hace unos meses. Su ámbito de investigación es –según sus palabras- el de la “inteligencia económica” pensando siempre en el medio y largo plazo. Desde sus artículos aquí www.sintetia.com/author/sebastian-puig y con su actividad en twitter se ha ganado con merecimiento un puesto entre los expertos de este año y creo puede aportarnos una visión diferente.
Ángel Martín Oro es, a pesar de su juventud, un economista director del Observatorio de Coyuntura Económica del Instituto Juan de Mariana y, además de investigar para su tesis doctoral sobre empresarialidad y crecimiento económico, es un apasionado de los mercados financieros sobre los que suele escribir en muchos medios (por ejemplo aquí). Entre sus publicaciones, destaca un artículo en The Wall Street Journal sobre la “austeridad” española de Junio del 2012.
JuandeMP está en esta lista por su condición de estudioso de los mercados y sus habilidades –de las que doy fe- para el day-trading. Además, es economista y administrador del blog: www.tradereconomy.com
Gerardo Ortega veterano analista bursátil, colaborador de CMC Marketsconfundador de www.tradersecrets.es y conocido por el gran público por su blog en Expansión: www.expansion.com/blogs/escenario-tecnico es un experto en el análisis de índices y valores y una referencia para inversores y traders en España.
Kike Vázquez es otro valor joven –pero ya muy conocido- que nos ofrece sus artículos aquí:  blogs.elconfidencial.com/mercados/perlas-de-kike donde aporta una visión diferente de la actualidad económica
¿Crecerá la economía española en 2014? Si es que sí, ¿hay alguna posibilidad de que sea suficiente para crear empleo?
J.L. Cárpatos  Es posible que crezca, pero un crecimiento estadístico, centrado en una subida de las exportaciones, en manos de muy pocas empresas (las más grandes). La demanda interna espero que siga bajo mínimos, y de ninguna manera veo la más mínima creación de empleo. Las recetas que podrían arreglar eso, que eran bajada de impuestos, y quitar grasa política, no parece que haya ninguna intención de hacerlas. Seguimos en un “infierno” fiscal, y todo el crédito es para el sector público y cero para la economía real, quitando las grandes empresas del Ibex.
Moisés Romero La economía española crecerá muy lentamente el año que viene y siguientes, pero crecerá. Y, ademáslo hará de manera suficiente para crear empleo, pero con salarios por debajo de los 1.000 euros. En la actualidad, la oferta de empleo, con salarios bajos, está creciendo, aunque a un ritmo menor que la demanda de empleo por encima de los 1.200 euros promedio. Dado que España seguirá siendo un país oferente de mano de obra (como antes lo fue demandante) durante muchos años, mi apuesta es que el pago se reducirá notablemente, porque los desempleados se acogerán a los nuevos patrones, nuevos salarios. O lo que es lo mismo, la devaluación interna seguirá, en el peor de los casos, o se mantendrá como ahora, en el mejor de los supuestos
Miguel Larrañaga  Crecerá si atendemos a las estadísticas de PIB. ¿Crear empleo? Para eso tienen que pasar dos cosas más además de que haya crecimiento económico estadístico: que fluya el crédito y que los empresarios vuelvan a ser empresarios y se decidan a apostar. No creo que vaya a pasar ni una cosa ni la otra, así que soy pesimista. El poco empleo que se va a generar será precario y temporal cuando no directamente sumergido.
Inés Calderón Sí, retomará la senda de crecimiento, pero será difícil que se cree empleo en España. Es cierto que es probable que baje la tasa de paro e incluso podría bajar el número de desempleados, pero será por la pérdida de población activa (jubilaciones y emigración). Las cifras de la Seguridad Social son “menos mentirosas” y Empleo dice que la afiliación media bajará en 14.000 personas, es decir, estabilidad total. De todas las cifras del Gobierno, me parece una de las más realistas aunque, por eso mismo, menos publicitadas.
David de Bedoya Respondiendo de manera rápida a esta pregunta, sí, la economía española crecerá durante 2014 pero no será suficiente para crear empleo neto.
En primer lugar, hay que analizar cuáles son los principales motores de crecimiento de la economía española en el corto y en el medio plazo, según las señales que vamos viendo. Por un lado, tendríamos aquellos sectores que tradicionalmente (durante los últimos 20 años) han empujado a la economía española y, por otro, tenemos aquellos otros sectores que han empezado a ser más boyantes en la actualidad. Los primeros sectores dependen, en mayor medida, de circunstancias internas y los segundos de circunstancias externas.
Tradicionalmente, el mercado español ha girado alrededor de la industria del automóvil, la industria hostelera y agroalimentaria, la industria del turismo y la industria inmobiliaria. Pues bien, ninguna de estas presenta grandes señales para el año 2014. La industria del automóvil sigue sin levantar cabeza, pese a los planes de estímulo de demanda, arrastrada por unos ingentes costes de producción pese al muy duro ajuste salarial en el sector (y el protagonista indiscutible de estos costes es la energía). Del sector inmobiliario mejor ni hablar: la morosidad hipotecaria por encima del 6%, el indicador de confianza de la construcción en -50, el crédito para la adquisición de vivienda un 30% inferior a 2009 y la accesibilidad a la vivienda, lejos del 22% histórico marcado en 2007, se encuentra por debajo del 7% de la población. Las operaciones inmobiliarias son sólo traspasos de carteras de crédito, ventas de la SAREB y ventas de bancos españoles buscando liquidez desesperadamente. El dinero que llega a estos sectores sirve más bien para reajustar y tratar de aguantar un vendaval que promete ser aún más largo. Ni de lejos están en situación de crear empleo.
Cuestión distinta es el sector exportador. Pero, si vamos a jugarnos la carta de 2014 a esta apuesta, es muy probable que nos quememos. Hay margen de seguir creciendo pero el coste es muy elevado: mientras las grandes naciones se preparan para el crecimiento durante los tres próximos lustros (gestión de conocimiento y abaratamiento energético), España apalanca sus esperanzas en una exportación que mezcla intensidad de mano de obra poco cualificada con deslocalización de empresas de alto valor añadido (como Grifols). Sin lugar a duda, no son buenas noticias para nuestros próximos años.
Concluyendo, sí, creceremos, siempre y cuando no haya ningún susto inesperado. Pero será muy poco (un máximo de 0.5% de PIB al alza). Se reducirá el desempleo pero no se aumentará el empleo neto (número de personas ocupadas). O no, al menos, de manera importante.
Ignacio S. de Erice  Todo parece indicar que sí, aunque las posibilidades de que el crecimiento sea suficiente para que empiece a notarse en el descenso del paro, lo veo más complicado, ya que el consenso de analistas estima que es necesario crecer por encima del 2 %, para que empiece a notarse.
Sebastián Puig Digamos que la economía, técnicamente, crecerá. Desde luego, por comparación con los años precedentes, parecerá un dato extraordinario y así se venderá públicamente. No obstante, va a resultar difícil batir incluso las propias previsiones oficiales, un tanto descompensadas, con las que se han elaborado los Presupuestos Generales del Estado.  Nos hallamos claramente en una fase de transición que se augura larga, con numerosos retos cuya resolución es, cuanto menos, incierta. Por su envergadura, cabría destacar: reducción del déficit (que requerirá nuevos ajustes), estabilización de la deuda pública (improbable, dada la actual dinámica), recuperación del consumo privado (difícil ante la devaluación interna y enorme presión fiscal que estamos sufriendo) y reforma verdadera (apariencias aparte) de la administración.  Todo ello, además, enmarcado en un contexto político interno nada, pero que nada facilitador y una coyuntura económica europea todavía pobre. Si la locomotora de nuestros vecinos más potentes no acaba de coger velocidad, los que vamos en el vagón de cola lo tendremos complicado.
En este sentido, estimo que la aportación al PIB de nuestro sector exterior no será suficiente para estimular la economía española más allá de ese margen entre el 0,5-1% en el que se mueven las previsiones de crecimiento. Y menos con nuestro modelo exportador, poco sostenible en el medio plazo. 2015 tampoco será mucho mejor. No sin un cambio sustancial de modelo, una reducción de impuestos y una mayor liberalización económica.
Con tales mimbres, una recuperación significativa del empleo se me antoja harto improbable. Sin una alternativa clara al boom que supuso en su día la construcción, sólo el turismo y algunas áreas del sector servicios aguantarán el tirón. Estimo más bien que entraremos en una zona mesetaria en la que no crearemos ni destruiremos puestos de trabajo de manera llamativa. Eso sí, se irán transformando progresivamente en empleos temporales y peor pagados.
En conclusión: pobre crecimiento económico, alto desempleo y perspectivas todavía poco halagüeñas para los grandes perjudicados de esta crisis, esto es, el ciudadano medio y las PYMES.
Ángel Martín Oro El crecimiento, salvo eventos inesperados, se da por descontado. Por fin parece que hemos tocado fondo de verdad en los datos macro, pero la recuperación va a ser lenta (las previsiones de crecimiento más optimistas no superan el 1%), lo que implica que no debemos esperar demasiadas alegrías en términos de empleo.
Durante este año se han observado algunas señales positivas, especialmente, el incremento de interés extranjero inversor en España, que se manifiesta en el buen comportamiento de los activos financieros españoles, tanto deuda como bolsa. Asimismo, buena parte de los enormes ajustes necesarios para corregir los desequilibrios pasados y poder retomar una senda de crecimiento sana, se han producido, gracias al sector privado.
Pero tristemente, el sector público todavía tiene un gran trabajo por delante, con un déficit que, en el escenario optimista de que se cumpla con el objetivo comprometido, alcanzaría el 6.5% a final de 2013.
Y por otro lado, la inversión, que es la variable clave que determina los ciclos económicos, no muestra señales de giro significativo, tan solo de ligera recuperación o estabilización.
En definitiva, aunque existen señales positivas, no son suficientes para esperar grandes cosas en términos de crecimiento y empleo.
JuandeMP Sí. A modo de pincelada, los últimos datos que tenemos hablan de un crecimiento en el tercer trimestre de 2013 del 0.1% después de 9 trimestres en negativo, y una previsión de crecimiento del 0.3% para el último trimestre.
Si analizamos los datos por sectores vemos que el leve crecimiento se debe al mejor comportamiento de la industria, que suma 2 trimestres en tasa positiva de 0.5 y 0.8% respectivamente, y el sector servicios con un  crecimiento del 0.5%. La construcción sigue cayendo y no tiene ningún trimestre positivo en los últimos tres años, así que no podemos contar con ella.
Una de las bazas de la economía española son las exportaciones netas.  Pienso que aún hay  margen de crecimiento. Si atendemos a las exportaciones, las previsiones de crecimiento de la economía mundial para 2014 son del 3.5% (algo mejor que en  2013), mejorando también las perspectivas para la UEM que salió de recesión en el segundo trimestre de 2013 (recordemos que las exportaciones dependen entre otros factores del nivel de renta del resto de países).  También espero que sigan las mejoras de competitividad y la reducción de los costes laborales: hay presiones para una nueva reforma laboral que podría contribuir, pero también es necesaria que la  reforma energética consiga bajar los precios de la energía.
En cuanto a las importaciones, aunque hay un repunte en los dos últimos trimestres se atisba un proceso de sustitución de importaciones, que puede afectar de manera estructural a la balanza comercial.
Por otro lado, aunque la demanda interna no se recupera y aún está en tasas negativas, sí se aprecia una disminución  progresiva de éstas. Si tuviéramos una reforma fiscal el año que viene disminuyendo el peso impositivo a empresas y familias, y una disminución del afán recaudatorio de Montoro, podríamos ver los primeros trimestres de crecimiento. Al parecer esa es la idea del gobierno y hay ya un equipo de expertos reunidos para elaborar una reforma fiscal.  En este componente del PIB, el peor comportamiento lo tiene la formación bruta de capital y para que mejore se necesita una mejora de las condiciones crediticias y financieras, y un aumento del ahorro.
En resumen apuesto por un moderado crecimiento entre el 0.5 y el 0.8%.
En cuanto al empleo, si tenemos en cuenta que para crearlo la economía debería crecer entre el  1 y el 2%, y que ya no nos podemos apoyar en sectores intensivos en trabajo  (como la construcción)  está claro que no se va a crear empleo neto.  Recordemos que los ocupados siguen cayendo, y  aunque a menor ritmo, aún en el tercer trimestre de 2013 la tasa de variación fue del -3.2.
Gerardo Ortega Si, sin duda. Pero a tasas reducidas que no es probable  superen el 1,5 %.
Dos grandes reformas se han realizado. La reforma laboral que desde luego ha evitado una destrucción de empleo mayor y la tan ansiada y necesaria reforma financiera. No olvidemos que en economía el orden de los factores si altera el producto. Esto significa que la recapitalización bancaria es condición sine qua non  para que pueda fluir el crédito. Quedaría pendiente la reforma de las administraciones públicas, quizá la más compleja por las connotaciones políticas que tiene.
El sector exterior seguirá siendo el motor de la recuperación de una economía que está cambiando su modelo productivo. Ahora con superávit por cuenta corriente habrá que comprobar a partir de que tasa de crecimiento de la actividad vamos a ser capaces de generar empleo. Es imposible saberlo pero Igual nos llevamos alguna sorpresa positiva.
Kike Vázquez En mi opinión la crisis española es fruto de la falta de competitividad, entendida ésta como reiterados y abultados déficits por cuenta corriente. Llegamos a ser uno de los países del mundo con mayor deuda externa neta (junto con el resto de la periferia europea), algo que claramente es insostenible a largo plazo. ¿Cómo corregirlo? Hay dos opciones, o más exportación o menor demanda interna, y como exportar de un día para otro es francamente difícil queda el camino más plausible: el ajuste. ¿La buena noticia? El grueso del ajuste dio sus frutos en julio de 2012, con nuestro primer superávit por cuenta corriente desde el año 1998, y si bien aun no es un cambio estructural permite que ya no sea necesario deprimir la demanda interna como en años anteriores lo que, unido al gran comportamiento exterior que estamos viviendo, permite un crecimiento positivo. Así que sí, SÍ CREO QUE CRECEREMOS.
Ahora bien, no hay que olvidar de donde venimos, y es que España sigue siendo hoy por hoy uno de los países más endeudados del mundo, y eso es una gran losa para avanzar. Si además dicha deuda no se puede eliminar vía estímulos al crecimiento ni vía inflación, porque mermaría nuestro superávit por cuenta corriente, solo queda la posibilidad de ir avanzando muy lentamente. ¿Lo suficientemente rápido para generar empleo? Probablemente 2013 será un punto de inflexión, lo cual es algo positivo, pero el proceso será extremadamente lento.
¿Habrá nuevos estímulos de BCE?
J.L. Cárpatos  Sin duda. La recuperación solo está en la imaginación de los políticos y tarde o temprano los habrá. Simplemente el BCE, y con razón, quiere que esta vez llegue a la economía real y que no beneficie solo a los bancos como pasó con los últimos LTRO.
Moisés Romero Todo depende del deterioro de Francia. Mi visión particular es que sí los habrá, bien a través de LTROS, compra de bonos, intervención directa (pero invisible) en las primas de riesgo… Europa está demasiado vieja como para crecer con ímpetu
Miguel Larrañaga  Dentro de las limitaciones técnicas con que cuenta el BCE para casi cualquier cosa, apuesto a que Draghi va a intentar algo que ponga las pilas al consumo y genere algo de inflación. Le da pavor ver en Alemania una situación como la que tuvo Japón a finales de los ochenta y va a ser un duelo interesante. Draghi versus Merkel.
Inés Calderón Habrá nuevas LTROs y no creo que el BCE sea capaz de condicionarlas a la concesión de créditos. El tipo negativo de los depósitos lo veo más difícil, aunque no lo descarto, ya que, una vez formado el nuevo gobierno alemán, parece que Draghi tendrá margen para nuevas medidas.
David de Bedoya Sólo se me ocurre una razón para que el BCE implementara más estímulos: que apareciera un riesgo inesperado. No me estoy refiriendo a Eslovenia (algo que ya está totalmente planificado) ni algo tan sumamente complejo como la caída de un grande como Francia, si no un gran problema en la eurozona que surja de las Spaarkäse y los bancos como el Commerzbank en Alemania. Ya se ha cuidado Merkel de que los stress test de estas entidades vayan a ser aprobados con nota pero sólo esto (u otro tipo de elemento imprevisto completamente) podría impulsar a Draghi a aumentar los estímulos. Draghi, al fin y al cabo, ha sido banquero toda su vida – muy bueno, por cierto – y sabe que los impulsores de los mercados ya se han comenzado a mover, de manera vertiginosa incluso (más en Londres, donde el BoE sí fue más agresivo). No quiere que esto se le pueda de ir de las manos como a Bernanke, y menos filtrando crédito al ciudadano de manera imprudente.
Ignacio S. de Erice  Algo tendrán que hacer para ayudar al euro y a la economía europea de dos velocidades.
Sebastián Puig Sin duda. Como ya he apuntado, la economía europea todavía presenta muchos interrogantes, el mayor de las cuales corresponde a su sector bancario. No descarto tensiones adicionales como resultado de los nuevos test de estrés, que podrían proporcionar (de efectuarse con la debida seriedad) alguna desagradable sorpresa. Los bancos ajustarán sus balances con vistas a dichos test, lo que seguirá afectando al crédito, sin que el BCE pueda hacer demasiado al respecto, ya que veo difícil ligar las medidas de liquidez con la concesión de préstamos. Tampoco es descartable un repunte de las primas de riesgo ni nuevas presiones deflacionarias. De confirmarse, ambas serían malas noticias para nuestro país.
Ángel Martín Oro Lo desconozco. Podríamos pensar que la decisión de bajar tipos la última vez quiso lanzar un mensaje al mercado de que no se han agotado todos los instrumentos. De hecho, Draghi ha insistido en que están preparados para utilizar todos los instrumentos. En este sentido, si la liquidez en el sistema europeo continúa reduciéndose y la inflación y la macro no repuntan como esperan, no serían descartables medidas adicionales.
JuandeMP Podría haberlos. Las previsiones de crecimiento para la Eurozona en 2014 son muy débiles, en torno al 1%, además  no hay presiones inflacionistas y hasta finales del próximo año no se espera un pequeño repunte del IPCA. Por otra parte, las previsiones sobre el crecimiento de los salarios hablan de variación estable e igual a 2013 (1.8%). Por lo tanto, pienso que Draghi una vez pasadas las elecciones alemanas se podría animar.
Gerardo Ortega Sin la menor duda. El BCE está “obligado” a ello por las dificultad de transmisión de su política monetaria.
Kike Vázquez Hoy por hoy, y a medio plazo, el riesgo es más de deflación que de inflación, por lo que nuevos movimientos del BCE no son descartables. No obstante es difícil inferir sus pasos con antelación puesto que, contrariamente a la FED o al BoJ, no está realizando una tarea “explícita” sino que interviene cuando el riesgo es alto e intermedia entre la “Europa core”, fundamentalmente Alemania, y el resto. Esto provoca que tenga que hilar muy fino en cada movimiento, que no existan medidas predefinidas y que lo cualitativo tenga tanta importancia o más que lo cuantitativo.
Tras 5 años espectaculares, ¿cerrará Wall Street con rentabilidad negativa en 2014? ¿Y el Ibex?
J.L. Cárpatos  Todo va a depender de la QE. Si se va eliminando a lo largo del año, espero en el mejor de los casos un lateral, en el peor…Pero si se detiene el tapering, claro que se seguirá subiendo. El mercado depende al 100% de esto.
El Ibex tiene otros condicionantes y está muy lejos de máximos históricos como le pasa a Wall Street, si no se cruzan demasiados gatos negros, podría subir perfectamente aunque soy muy poco amigo de dar previsiones porque hay demasiados factores que pueden influir.
Moisés Romero Wall Street evolucionará según decidan Goldman Sachs y alguno más. Nunca los mercados estuvieron tan intervenidos como ahora. Nunca, que yo recuerde en los 35 años que llevo en Bolsa. Creo que seguirán intervenidos, hasta que un buen día comiencen a bajar, pero no en forma de crash. Nunca se produjeron los crash anunciados. Bajarán y punto. Entonces todos diremos que estaban caros ¿Cuándo? Cuando lo decidan un par de bancos
¿Ibex? No somos nadie. Dependeremos, como siempre, de la inversión extranjera. Me gustaría (hablo en primera persona y de mis sentimientos) que se produjera un acoplamiento de mercados: los que más han subido que suban menos o no suban y que suban ahora los que menos hemos subido. Es como una carta a los Reyes Magos, pero puede que se cumplan mis deseos
Miguel Larrañaga  No va a ser un año tan bueno en Bolsa como los anteriores, pero creo que Wall Street se mantendrá en positivo. La Fed se cuidará mucho de ello.
Respecto al Ibex, técnicamente debería ser uno de los mejores del próximo año, pero con lo políticos que tenemos, me temo que no apostaría demasiado a ello.
Inés Calderón Creo que Wall Street sufrirá los efectos del tapering y, por tanto, será difícil que mantenga los máximos de estos meses. No obstante, si el crecimiento de Estados Unidos es fuerte, Wall Street podría celebrarlo.
En cuanto al Ibex, sí le veo subiendo, sobre todo porque es un índice muy bancarizado, y el sector financiero ha sido uno de los más castigados estos años y, por tanto, tiene ahora más potencial. Si se resuelve la reforma energética, las eléctricas también podrían vivir un buen año en Bolsa y también tienen mucho peso en el Ibex. 
David de Bedoya No va a ser un año fácil para Wall Street. Va a tener momentos negativos, pero me cuesta mucho creer que vaya a cerrar 2014 en rojo. Como he comentado antes, Yellen no se la va a jugar a ver un pánico bursátil (imagínense el panorama: fin de QE, algunos emergentes colapsando, Europa creciendo a empujones de Alemania, empresas americanas sin liquidez y el Nasdaq hundiéndose… el efecto arrastre sería brutal). Así que, de cerrar en negativo, dudo mucho que sea algo muy significativo. Ahora bien, son mercados llenos de optimismo, de liquidez y de sentimiento burbujil. Eso equivale a inestabilidad fuerte y a no caer sujetos al clavo ardiendo del equilibrio inestable que le brinde la economía real americana y mundial
Respecto del IBEX, tengo más dudas. Creo que hay que diferenciar dos cosas: a) cómo va a cerrar el IBEX el año, y b) si va a recuperar el IBEX el enorme gap que tiene con otros indicadores. Respecto a lo primero, diría que el IBEX va a cerrar en positivo el año 2014. Se rumorean muchas transacciones, los bancos ya no tendrán que hacer tantas desinversiones ni ventas liquidativas y, esperemos, que haya alguna VPO. Los private equities están comenzando a renovar sus portfolios y ello también atraerá capital y dará que hablar al IBEX. Sin embargo, el ahorro que pueda captar el IBEX este año seguirá siendo eminentemente interno. Dudo que pueda cerrar el IBEX 2014 ganando más que el DAX o el FTSE, sobre todo si la inestabilidad se cierne sobre Estados Unidos y Alemania se muestra firme.
Ignacio S. de Erice  Es aventurado hacer pronósticos, pero así debería ser si las empresas siguen ganando dinero y obteniendo resultados mejores de lo esperado.
Respecto al Ibex se ha quedado muy descolgado respecto al resto de los índices, muchos de ellos en máximos históricos, aunque hay que decir en su favor que al descontar los dividendos juega con desventaja.
Sebastián Puig No soy inversor, y no me atrevo a formular previsiones sobre índices bursátiles, pero teniendo en cuenta lo expresado con anterioridad, estimo un 2014 nervioso, volátil y lleno de altibajos. Ya se sabe, los toxicómanos tienen reacciones imprevisibles, mucho más si quienes administran o retiran la droga lo hacen torpemente.
Ángel Martín Oro ¿Quién lo sabe? Yo no. Lo que sí pienso es que 2014 no será para Wall Street tan bueno como el año presente  –lo cual no es decir casi nada- e incluso podamos ver una corrección significativa. Un dato interesante del 2013 es que la caída más pronunciada desde un máximo previo (drawdown) ha sido muy inferior a la media de los últimos 30 años. Es decir, éste ha sido un año no solo extraordinariamente positivo en términos de rentabilidad, sino también en términos de ausencia de sustos. Y ello pese a la existencia de varios temores, que o se han pospuesto o no han sido tales al final, como los debates en Washington, Siria, o el tapering de la Fed.
Pero seguramente el año que viene las cosas no vayan a ser tan fáciles. Para mantener las subidas, en un escenario de valoraciones no tan atractivas como en años previos, será necesario un incremento importante de los beneficios empresariales. Sin embargo, éstos están en niveles máximos históricos, impulsados por los márgenes –a su vez impulsados por los grandes esfuerzos de contención de costes acometidos por las empresas norteamericanas y los bajísimos tipos de interés, que no durarán siempre-, por lo que pienso que no será fácil.
En cambio, soy más optimista respecto a España. Como comentaba antes, el escenario macro no es para alzar las campanas al vuelo, pero en caso de que se consolide, el recorrido al alza, desde un punto de vista de valoraciones y flujos, es bastante mayor. Ahora bien, hay que tener en cuenta que el Ibex está muy concentrado sectorialmente y se mueve principalmente por unos pocos valores, cuyos resultados dependen en una parte no pequeña del exterior (como Santander de Brasil, por ejemplo).
JuandeMP Sinceramente no lo sé. Si miramos los gráficos sólo apuntan hacia el norte y hasta que no den síntomas de lo contrario, no podemos pensar otra cosa. 
Gerardo Ortega La pregunta es ciertamente compleja de responder y no porque no tengamos dotes adivinatorias sino por el momento técnico tan apasionante que vivimos.
La renta variable estadounidense se encuentra en subida libre  como es bien sabido. Bajo esas circunstancias es un ejercicio inútil el querer poner allí un techo. Es incuestionable que hay un proceso de reacción pendiente, pero no lo es menos que podría empezar mañana o dentro de 6 años. La clave sigue estando, o eso creo, en Europa y en concreto en lo que entendemos son los índices directores. Básicamente lo que hemos bautizado como el eje soberano o lo que es lo mismo Ibex, FTSE Mib y SX7E. España, Italia (periferia) y Sectorial bancario del Eurostoxx. El movimiento liderado por estos tres índices en la segunda parte de este año que finalizamos es digno de tener muy en cuenta pues ha sido extraordinario. Técnicamente muy potente. Ahora tratamos de cerrar la gran divergencia Europa Vs USA,  aquella que se generó allá por enero de 2010 tras conocerse la falsedad de la cuentas griegas. Puede que ahí esté otra de las claves…
Kike Vázquez La bolsa estadounidense no está barata, pero tampoco en territorio de burbuja por el momento, y dado que a priori espero un escenario positivo para el país no veo una rentabilidad negativa en 2014 a pesar del espectacular rendimiento de los últimos años. Creo que será muy interesante seguir la evolución de los márgenes, si se mantienen o caen.
Sobre el IBEX soy optimista y creo que hay que tener exposición.
¿Alguna recomendación de inversión para nuestros lectores cara al nuevo año?
J.L. Cárpatos  Una idea interesante podría ser abrir spreads cortos de EEUU y largos de Europa, que parece tiene más potencia. Otra buena idea podría ser estrategias de compra de volatilidad si volvemos a verla tan baja como la hemos visto recientemente. Hay demasiados enredos pendientes como para no ver repuntes de la volatilidad de vez en cuando.
Moisés Romero No me gusta recomendar, pero como excepción recomiendo bancos y valores medianos bien capitalizados y con poca deuda. Ojo, valores medianos, que no pequeños.
Miguel Larrañaga  Mi libro: “Market Timing, la máquina de ganar dinero en Bolsa”.
Inés Calderón  El dólar. Creo que la suma del efecto del tapering y el débil crecimiento de Europa hará que el dólar se aprecie con fuerza frente al euro. Las cuentas en dólares podrían ser una gran opción en 2014 en el que parece que hay que alejarse del oro y del crudo.
David de Bedoya Me gusta mucho el sector agroalimentario español. Sí, me dirán los lectores que tras Pescanova no se fían del mismo pero creo que tenemos algún valor muy interesante de cara a 2014. Sobre todo, Dia va a dar que hablar durante los próximos meses. También querría llamar la atención sobre Viscofan, una entidad del mercado continuo que se dedica a hacer las envolturas de celulosa para la carne; hasta este año ha sido un “valor refugio” pasando de menos de 30 € a los más de 40 €. Si el IBEX tiene mucho movimiento Viscofan podría caer. Finalmente, y por dar una recomendación de fuera, mi debilidad es Ford. Ford Company sigue firme la batuta de Mulally, su CEO, y sin problemas de liquidez en el corto, ampliando su estrategia en China y con General Motors preocupado por reestructurar su cartera de activos puede aspirar a crecer con fuerza, con mucha fuerza, durante 2014.
Ignacio S. de Erice  Trabajando en función de los soportes y resistencias de cada valor, entrando y saliendo las veces que sea necesario, a lo largo del ejercicio, me centraría en aquellos valores a los que les damos dinero frecuentemente como consumidores, es decir Telefónica, Iberdrola, Repsol y uno de los dos grandes bancos.
Sebastián Puig En consonancia con mis comentarios, sólo me queda recomendar prudencia y diversificar mucho las carteras de inversión, buscando sobre todo minimizar el riesgo. Ya habrá tiempo para aventuras mayores.
Ángel Martín Oro Como se puede deducir de mi última respuesta, a nivel regional, apostaría por Europa más que por Estados Unidos (aunque aquí, a nivel personal, apuesto por Apple). Respecto a mercados emergentes, si el inversor tiene un perfil tolerante al riesgo y con un horizonte de largo plazo, quizá podrían encontrarse buenas oportunidades. Pero todavía esperaría más presión bajista al baile de las decisiones de la Reserva Federal.
No obstante, para la gran mayoría, incluido yo mismo, creo que lo más sensato en términos de tiempo y diversificación, es confiar en gestores de fondos con un historial excelente y una filosofía de gestión acorde con los objetivos del inversor. En el contexto actual, en el que las bolsas ya no están tan baratas como antes y la renta fija, en general, es todavía peor alternativa, creo que la selección individual (stock-picking) de valores al estilo value es esencial, unida a la flexibilidad para que los gestores puedan rotar su cartera según sus perspectivas. Y en España no falta talento en este campo, donde podemos encontrar fondos y gestores muy interesantes.
JuandeMP A la hora de operar en bolsa, es tan importante tener una idea acerca de la dirección del precio como elegir el punto exacto de entrada y el riesgo que asumimos. Al ser el momento de entrada  único e irrepetible, no os puedo recomendar ningún valor en esta foto fija.  Por ello, como llevo haciendo varios años si veo algún valor o índice que me guste en un momento determinado, os lo comunicaré a través de twitter o del blog con precios de entrada , stop y posibles objetivos.
Felices fiestas y os deseo un gran 2014.
Gerardo Ortega Si se me permite no puedo evitar recomendar que inviertan parte de su tiempo en leer TraderSecrets. Intentamos hacer algo distinto a lo existente respetando por supuesto a todo el mundo. Y lo estamos consiguiendo. Como decimos siempre en cada número que publicamos… Hay muchas formas de aproximarse a los mercados financieros, esta es la nuestra.
Kike Vázquez Cada persona es distinta y debe actuar en consecuencia. Personalmente ahora mismo estoy invertido en acciones de mercados desarrollados, especialmente renta variable ibérica.

No hay comentarios:

Publicar un comentario